• -
  • Student Services:

Randome Top Details Div

news

Del Caribe al desierto

6 de septiembre de 2011


Un grupo de cinco estudiantes de la universidad Politécnica de Hato Rey viajará a Chile
para intentar correr 1,060 kilómetros en tres días con un carro creado por ellos, en Corozal


viernes, 2 de septiembre de 2011 | Jayson Vázquez Torres / Primera Hora

Nació en Corozal, Puerto Rico, y se pondrá a prueba en Atacama, Chile.

Así es que, por primera vez, un grupo de cinco puertorriqueños representará el intelecto boricua en la competencia de carros solares Atacama Solar Challenge, en el desierto chileno con su creación: un pequeño vehículo impulsado por energía solar.

“Nosotros comenzamos el diseño en noviembre, como parte del proyecto final para graduarnos de ingeniería mecánica. El concepto era utilizar energía solar y energía humana”, explicó Francisco López, uno de los cinco estudiantes que diseñaron y ensamblaron el transporte.

Los otros estudiantes de ingeniería mecánica que trabajaron en el ambicioso proyecto, y que se hacen llamar el PUPR Solar Team, son Gabriel Rivera, Alvin Ramos y Ferdinand Pérez.

Carlos Macías fue el único estudiante de ingeniería eléctrica que trabajó con el grupo, encargándose del diseño de las luces y los circuitos.

Todos son de la Universidad Politécnica de Hato Rey.

López cuenta que, tan pronto la institución educativa recibió la información sobre la competencia a través de un correo electrónico, los estudiantes fueron notificados y éstos aceptaron el reto intelectual.

Así, la etapa de diseño, que había comenzado en noviembre de 2010, terminó en febrero de este año. Mientras, la construcción del carro comenzó en marzo y concluyó hace unas semanas, en agosto pasado.

“La dinámica fue que se diseñaron primero las dimensiones, porque la competencia establece unas dimensiones, y un presupuesto de $7 mil (para lograrlo)”, contó López.

Como él y otro de los participantes son de Corozal, buscaron un taller de hojalatería y pintura en ese pueblo para que les dejaran trabajar en el auto solar.

“El chasis del vehículo se diseñó basado en una tricicleta con pedales. Allí es que está la energía humana. Usamos fiber glass y se diseñó en la computadora. A través de ese diseño fue que se fue montando”, compartió el estudiante.

Sobre el techo o capota del vehículo, que se asemeja a más o menos a un carrito de golf, por su tamaño, está un panel solar.

Este panel genera 320 watts de energía, lo que se traduce en un trabajo de 54 voltios.

Esto hace que el carro pueda alcanzar una velocidad de traslación de hasta 30 millas por hora.

Esta velocidad debe ser suficiente para recorrer los 1,060 kilómetros que comprende la carrera, la que deberán completar en sólo tres días.

El peso del carro, sin el conductor, es de 200 libras y se invirtieron $5,500 para fabricarlo.

“Yo entiendo que sí estamos preparados (para estar en el desierto) Ya probamos el carro y a la verdad es que impresiona”, dijo un emocionado López.

Gracias a la colaboración de familiares y amigos, los estudiantes, que oscilan entre las edades de 23 y 27 años, pudieron costear la fabricación del vehículo.

La Oficina de Asuntos de la Juventud colaboró con el traslado y la estadía del equipo boricua, que parte hacia Chile el próximo 20 de septiembre.

Cuando regresen a Puerto Rico, los jóvenes ingenieros tienen pensado inscribir el vehículo en el Departamento de Transportación y Obras Públicas.

Para esto, lo han equipado con cinturones de seguridad, luces y todo lo que necesita un medio de trasporte para transitar por nuestras calles.

“La idea de esta competencia es demostrarle al mundo que en Latinoamérica se está utilizando la energía renovable y que existen las mentes para hacerlo”, abundó orgulloso López.

Entre los países que se medirán en la competencia están Venezuela, México, Chile, Ecuador, Colombia y, por supuesto, Puerto Rico.

La prueba comenzará el 30 de septiembre y culminará el 2 de octubre.

Competirán 30 equipos provenientes de siete países que deberán recorrer con los mayores niveles de radiación solar del mundo, cruzando por las ciudades de Iquique, Antofagasta y Calama.

El evento se divide en dos categorías: Desafío solar Atacama, en la que participan vehículos con tecnología de punta; y La ruta solar, para autos solares de bajo costo.

En esta última es que participará el vehículo creado por el PUPR Solar Team.

Habrá premios en metálico para el primer vehículo que cruce la meta, así como la inscripción para otra competencia mundial en Australia.

También, habrá un reconocimiento para el carro que luzca similar a un vehículo tradicional.

Randome Bottom div