facebook twitter youtube

Universidad Politécnica estudia efectos de María en letreros y puentes

data67168911

Los proyectos de la Politécnica abordan los efectos de María en tres áreas: letreros, puentes peatonales y puentes vehiculares

Alumnos y profesores de la Universidad Politécnica de Puerto Rico trabajan en tres proyectos cuyo objetivo principal es mejorar la resiliencia de la infraestructura de transportación contra huracanes, otros desastres naturales y la exposición al medio ambiente.

Los proyectos, que están en fase inicial, responden a que el Departamento de Ingeniería Civil, Ingeniería Ambiental y Agrimensura de la Politécnica fue escogido para integrar el Centro Universitario de Transportación (UTC, en inglés) de la Región 2 de la Administración Federal de Carreteras (FHWA, en inglés).

La Politécnica es parte de un consorcio de instituciones académicas que es liderado por Rutgers University. Lo integran, además, Atlantic Cape Community College, Columbia University, Cornell University, New Jersey Institute of Technology, Princeton University, Rowan University, SUNY-Farmingdale State College y SUNY-University of Buffalo.

“El objetivo general del consorcio es mejorar la durabilidad y extender la vida de la infraestructura de la transportación”, dijo el profesor y director del Departamento, Héctor Cruzado.

Cada universidad trabaja en diversos proyectos de investigación alineados con ese objetivo.

Por su parte, el profesor y director asociado del Departamento, Amado Vélez, relató que, tras el paso del huracán María hace casi 14 meses, Rutgers les pidió cambiar los proyectos sometidos en principio y “enfocarnos en cómo sacarle beneficio a una situación tan desastrosa”.

“Los nuevos proyectos, afinados a consecuencia de María, procuran mejorar la infraestructura y prevenir que daños de la magnitud que ocurrieron vuelvan a pasar”, dijo Vélez, tras precisar que la Politécnica será parte del UTC por los próximos cinco años.

Varios efectos

Los proyectos de la Politécnica abordan los efectos de María en tres áreas: letreros, puentes peatonales y puentes vehiculares.

En el caso de los letreros, se evaluarán tres tipos específicos: los de la tecnología “breakaway design”, que están montados en dos columnas que se rompen con impactos a determinada velocidad; los voladizos y los que suelen usarse para señales de tránsito como “PARE” y “CEDA”.

“Vimos, por ejemplo, que fallaron muchos de los ‘breakaway design’. Vamos a poder analizar las ráfagas de viento que causaron estos daños. En los que se usan para señales de tránsito, encontramos que algunos tienen una torsión y queremos indagar por qué ocurrió eso”, dijo Cruzado.

Sobre los puentes peatonales y vehiculares, explicó que se preparará un “repositorio” de daños para que pueda determinarse si son recurrentes, además de sugerir mejoras en diseño.

Vélez resaltó el caso de los dos puentes peatonales sobre el expreso Román Baldorioty de Castro (PR-26), “que pensamos que quedaron tan deformados por la presión inmensa que generaron los letreros debido a los vientos”. Ambos puentes están cerrados desde el paso de María y el gobierno tiene planes de removerlos.

“En cuanto a los puentes vehiculares, Puerto Rico tiene unos 2,300 y colapsaron entre 28 y 29. No obstante, más de 400 sufrieron daños importantes. Vamos a evaluar esos daños”, dijo Vélez.

“Estamos empezando”

Adriana Murati, Jonathan Hernández, Gustavo Cruz y Monserrat González son los alumnos de bachillerato que son parte de la iniciativa. Murati, Hernández y Cruz estudian Ingeniería Civil, mientras que González cursa Ingeniería Ambiental.

Tres estudiantes de maestría y uno de doctorado completan el grupo investigativo.

“Estamos empezando la etapa de investigación”, dijo Murati, quien integra el grupo que trabaja con los puentes peatonales. “Estamos haciendo revisión de literatura”, añadió Hernández, quien es parte del grupo de los puentes vehiculares y se enfoca en las cargas de viento y de agua que recibieron estas estructuras.

Cruz, por su parte, está a cargo del inventario de las fallas en los puentes vehiculares, mientras que González está enfocada en las socavaciones.

Los cuatro jóvenes manifestaron que la experiencia les beneficiará académica, profesional y personalmente.