facebook twitter youtube

Invitan a estudiante boricua a olimpiada científica en África

201500328_end_prhoy_enerys_amar4
“Cuando llegué a noveno grado me fui a un campamento de verano de la Universidad Politécnica y allí nos enseñaron un laboratorio de plasma. Ahí aprendí que el plasma es un gas ionizado, por lo que tiene mucha energía, y los átomos pueden coexistir con electrones sin que se junten. Me interesé y el profesor Ramón Rivera me presentó la máquina de plasma y me enseñó como se usa, que mayormente utilizaba hidrógeno como combustible. De ese dato salió mi idea de la próxima investigación”, detalló.

Lee el artículo completo aquí